La nueva comunicación necesita profesionales con creatividad, capacidad para el diseño gráfico, buena redacción periodística, conocimientos de las técnicas audiovisuales, creatividad publicitaria, redes sociales, creación de contenidos, programación... Perfiles de lo más varipintos cuya unión permita una comunicación coherente en todos los medios y plataformas, que a su vez sea lo suficientemente atractiva y relevante para convertir a las marcas en las más demandadas de su sector.